jueves, 7 de junio de 2012

"¡QUE ME PREGUNTEN A MÍ!"

"¡Que me pregunten a mí!" exclama el presdiente de gobierno, y lo dice no porque le anime voluntad alguna de aclarar nada, sino porque en su boca la confusión y la cortina de humo está garantizada. Hoy una cosa, mañana otra, y todas arbitrarias, a lo que salga, a lo que vaya saliendo. Hoy estaba acertado Gabilondo cuando hablaba de la mansedumbre social que reina en España, un país que no reacciona, desilusionado, amedrentado y aplastado, indiferente ya a los empujones diarios y a las patrañas de sus gobernantes que como no saben por donde salir un día aseguran una cosa y otro, otra, seguros de que nadie le sva apedir cuentas, de manera que el ciudadano no sabe cuándo mienten si antes, ahora o siempre, porque lo de esta gente no son errores, son mentiras, positiva voluntad de engañar, basada en una fenomenal falta de respeto hacia los ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha habilitado la moderación de comentarios. El autor del blog debe aprobar todos los comentarios.